El señor me conduce

No me guía de año en año, ni siquiera día a día, paso a paso y poco a poco el Señor mi vida guía.

No conozco yo el futuro ni me atormenta saberlo. Él me dice: “No receles, ve alegre por el sendero”. Su voz me calma y apacigua: “¡El hoy es ya suficiente!” Cuando aparezca el mañana, Él no me dejará inerme.

¿Apurarse y angustiarse cuando Dios nos da a su Hijo? Ningún mal puede ocurrirme con lo que nos has querido. El pasado está en sus manos, el presente y hasta el futuro. ¿Viviré yo atemorizado por lo que traiga de duro?

Buenos días, Señor. Contigo quiero andar por la vereda, Tú, mi camino, mi verdad, mi vida; Tú, la esperanza firme que me queda. Mis ojos los hiciste para ver, no sólo para llorar.

Haz que sepa adivinar entre las sombras la luz, y que no olvide que eres tú.

Hedwig Lewis S.J.

  • ¿Qué siento al leer este texto?
  • ¿Me ha conducido en estas últimas semanas su mano o me he dejado llevar por la voz del temor, el cansancio, la desesperación?
  • ¿Qué quisiera pedirle en mi oración?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s